veronica vides

El dulce

Aguacayo es una población en las faldas nororientales del cerro Guazapa, cultivado principalmente con caña de azúcar. La existencia de “las moliendas” hicieron nacer la manufactura de dulces de azúcar. Alrededor de ellos funcionaba el pueblo, eje de sus fiestas y comercio. Los dulces tienen diferentes formas, obtenidas gracias a moldes de madera tallados.

El cerro de Guazapa y sus alrededores fue una zona muy conflictiva durante la pasada guerra civil, era un fuerte bastión guerrillero a pocos kilómetros de la capital. La población tuvo que emigrar o involucrarse en los ejércitos tanto de un bando como del otro. Aguacayo fue abandonada en su totalidad durante el conflicto armado, su iglesia colonial fue destruida durante un bombardeo del ejército oficial en los años 80 y nunca se reconstruyó, así como el pueblo mismo: nunca volvió a ser lo que era.