la barrida / 2010 - video, 3 min

Agradecimiento a los participantes: Amadeo Guillén, Ana Laínez, Benjamín Flores, David López, Eligio Mejía, Esperanza Artiga, Janet Ramírez, José Ventura, Leandro Menjívar, María Aquino, María Escobar, Marina Santamaría, Martín Casco, Máximo Hernández, Noemy Alas, Roberto Burgos, Rubia Rauda, Salvador Escobar, Santos Ramírez, Victoria Juachín y al Centro Cultural de España de El Salvador.

En el video La barrida participa un grupo de 20 excombatientes y lisiados de guerra. El lugar en donde se encuentran son las ruinas de la iglesia de Aguacayo. Ellos y el lugar son ejemplos vivos de la destrucción que conllevó el conflicto armado en nuestro país. Con este video quiero hablar de aquellos procesos que llevamos adelante justificándolos como hechos de limpieza, de mejoramiento de una situación determinada pero que al final, el método mismo resulta absurdo y multiplicador de la suciedad pendiente de ser limpiada, así como en el video los excombatientes barren el polvo interminable. Los excombatientes que acá participan son sólo 20 de miles más que lograron sobrevivir con serias discapacidades físicas y múltiples problemas psicológicos y emocionales, víctimas de los poderosos que se olvidaron de ellos una vez logrado su objetivo.

En El Salvador, la guerra nace justificada por una gran desigualdad económica que deriva en marginación, pocas oportunidades y otras injusticias sociales. La guerra declarada al poder prometía una limpieza y purificación del sistema existente para dar paso a uno más justo e igualitario. Esta guerra duró casi 20 años; provocó, aproximadamente 60 mil muertes, miles de personas lisiadas, miles de desaparecidos y desaparecidas y otras atrocidades propias de las guerras. Fue un caldo de cultivo, junto con la injusticia social, para la actual sociedad deshumanizada y violenta en la que vivimos.